80 Consejos para una Vuelta al Mundo

Dice Paul Theroux que lo mejor del viaje es que “parece existir fuera del tiempo, como si no se te descontaran de tu vida esos años en ruta”. Cuando pensamos en que un año de viaje equivale a unos 15 años de vacaciones comunes, algo de eso ocurre en nuestra mente. Por ello creo que el tiempo gastado en un gran viaje —un viaje de varios meses (o años), una “Vuelta al Mundo”— no debe considerarse como un capricho ni como algo parecido a unas “largas vacaciones”. Hay algo más. Creo que un gran viaje existe una parte de desarrollo personal —una experiencia interior, quizás—, otra de conocimiento del mundo y otra de alejamiento: la desconexión del mundo habitual. Y en el camino de ese viaje uno se equivoca y aprende: se entrena para seguir viajando. Aunque cada persona es diferente y viaja de diferente manera, creo que podrían extraerse algunas pautas comunes para facilitar la experiencia de un gran viaje.

Lo que sigue a continuación es una mezcla de consejos, reflexiones, apuntes, ocurrencias y cosas muy prácticas, para enfrentarse a una aventura de este tipo. Son 80, como podrían ser 50 o 100, y están abiertos a correcciones, apuntes o añadidos. Los he organizado en 5 categorías que me parecen, en si mismas, 5 máximas. Confío en que sean de utilidad.

Viaje de Marco Polo

Se flexible

En un viaje largo ocurren cosas poco agradables: molestias, retrasos, malos entendidos, promesas incumplidas, decisiones erróneas, pequeñas estafas…que también forman parte del viaje. Creo que la mejor actitud es asumir que van a suceder y no darle demasiadas vueltas. Si estás dispuesto a ser flexible con el itinerario y con tus expectativas, con los demás y contigo mismo, todo resulta mucho más fácil.

10 reflexiones en torno a ello:

  • Adáptate: recuerda siempre que el forastero eres tú.
  • Se tolerante (contigo y con los demás) y volverás más tolerante.
  • Abre tu mente y deja los prejuicios a un lado. Normalmente se quedarán ahí.
  • Si lees y te interesas por el país que visitas lo comprenderás mejor y eso te ayudará: a moverte, a escoger opciones, a desechar prejuicios.
  • Un viaje no son unas vacaciones, y, a veces, es lo opuesto al descanso.
  • Escucha. Observa. Aprende. Elige.
  • Modifica tu ruta. Considera la información local. Muchas de las mejores experiencias de viaje surgen de decisiones imprevistas.
  • No planifiques demasiado o hazlo dejando un espacio para lo imprevisto. Para la sorpresa.
  • Una discusión de un minuto se recuerda durante una hora, una discusión de cinco minutos durante cinco horas, una discusión de diez…
  • La mejor forma de olvidar un incidente es ponerse en marcha de nuevo.

“En ese viaje tuve la buena fortuna de equivocarme, pues los errores son la esencia del relato del viajero” (Paul Theroux, En el Gallo de Hierro)

Reflexión (Flickr: Stayhuman Images)

Viaja ligero

El sueño de muchos viajeros es poder llegar a viajar algún día con lo que ocupa un bolso de mano. Pasar desapercibido. Como si fueses uno más entre los que esperan el autobús, como ese tipo que aguarda en la parada con una pequeña bolsa de viaje bajo los pies y un termo de té entre las manos.

20 pautas para tratar de conseguirlo y otras cuestiones útiles sobre el equipaje:

  • Usa las lavanderías: se necesita la misma ropa para viajar cuatro días que para viajar un año.
  • Una propuesta de vestuario: 4 piezas superiores (camisetas/polos); unos tejanos y unos pantalones finos de trekking; una sudadera; unas bermudas y un bañador; ropa interior y calcetines; y una camisa/vestido para “ocasiones especiales”.
  • Trata de evitar el invierno. Y si llegas a necesitar ropa de invierno siempre podrás comprar in situ algo barato y sencillo. Algo que puedas dejar atrás en vez de cargarlo por la playa.
  • La ropa oscura esconde mejor las manchas (especialmente los pantalones).
  • Evita la ropa delicada o que se tenga que planchar.
  • Llévate algo de ropa que no te importe tirar. Así podrás comprar algo nuevo y sustituirla.
  • Un solo par de zapatos: cómodos, fáciles de limpiar, poco llamativos, cerrados pero fáciles de poner y sacar, que te permitan entrar en un club o en buen restaurante pero también hacer un trekking. Y unas chancletas para duchas y playas.
  • Llévate un móvil libre (de esos de 30€) y compra tarjetas locales para llamar.
  • Los libros pesan, pero hay lectores electrónicos por 100€ para almacenar lectura y guías.
  • Pareo y toalla de viaje (no la de baño) sí (para duchas comunitarias), saco de dormir no (además, hay lugares donde se prohíben).
  • Si llevas gafas, llévate siempre unas de repuesto. Lentillas…es complicado.
  • Llévate un enchufe universal compacto y fuerte, de calidad. Los enchufes baratos se rompen siempre.
  • Una navaja suiza es muy útil: abrelatas, destornillador, sacacorchos, cuchillo para cortar pan…
  • Un termo pequeño también: agua, café, bebida fría, cerveza, whiskey…
  • Llévate los antifaces que dan en los vuelos para dormir la siesta en el autobús. Los tapones de oídos no molestan, y si los llegas a necesitar agradecerás tenerlos.
  • En las farmacias venden botiquines de viaje compactos, añade ahí las medicinas.
  • Una mochila pequeña y plegable es muy útil para excursiones de uno o dos días. También como espacio extra si lo necesitas.
  • Condensa la tecnología, sea cual sea.
  • Llévate los prospectos y el comprobante de las recetas de medicinas que lleves contigo. No ocupan mucho y si deciden hacerte una inspección de aduanas te las pueden pedir. Si tomas una medicación recurrente pide un certificado médico.
  • Llévate un cuaderno de notas. Para apuntar direcciones, hacer planes o anotar impresiones en trayectos largos. Entretiene mucho.

“El objeto más importante que siempre meto en mi maleta es un libro: ningún compañero más rico, extranjero, vivaz y dispuesto a la confidencia. Bolígrafos y cuadernos, por supuesto. Pedazos de Norteamérica para repartir. Una guía Lonely Planet que te exaspere antes de repudiarla agriamente. Más novelas y biografías para las esperas de ocho horas. Creo que gasto más tiempo pensando en lo que no quiero llevar: presunciones, iPods, cámaras, planes, amigos (en la mayoría de los casos), ordenadores portátiles, auriculares, loción para el sol, currículos y expectativas.” 

(Pico Iyer)

Maletas (Flickr: Arkangelovich)

El camino es el viaje

El viaje es el trayecto, el movimiento, el camino. Son las horas que uno pasa trasladándose de un lugar a otro. Es la gente con la que compartes un vagón de tren, una comida, o una espera. Es la vista a través de la ventana o la curva en el final de la carretera. Es la llegada a un lugar lúgubre en plena noche. Todo eso, es lo que da sentido al viaje.

Cada persona tiene una forma de viajar. Aquí 10 reflexiones sobre la forma de viajar:

  • Muévete a tu ritmo. Evita las prisas y los recorridos. Evita la presión de “verlo todo”.
  • Viaja por tierra. Viaja despacio.
  • Muévete en tren. Cualquier cosa es posible en un tren.
  • Busca lo extraño, lo nuevo, lo asombroso. Lo diferente a lo que ya conoces.
  • Pásate alguna mañana leyendo, observando a la gente, comiendo en un parque…
  • Interactúa con la gente local. Interésate por ellos y por su cultura y generalmente se mostrarán agradecidos por tu interés. Al final son las “experiencias humanas” lo que uno suele apreciar más cuando llega de vuelta.
  • Consulta la guía para evitar lo previsible.
  • Evita los “lugares paradisíacos”.
  • Se precavido, no apocado. Se curioso.
  • Dedica tu dinero a la gente local.

“Nuestras maltratadas maletas se amontonaban sobre la acera de nuevo; nos quedaban largos caminos por recorrer. Pero no importa, el camino es vida” (Jack Kerouac, “On the road”)

Eastern Oriental (Bangkok-Malasia)

Gestiona bien el dinero

Hay pocos que puedan permitirse el lujo de trabajar viajando. Por ello, uno debe, normalmente, prestarle atención al dinero. Como ocurre en el zoco, hay precios y presupuestos para todo el mundo. Y todos tienen sus adeptos.

Aquí, 20 pautas para rebajar un poco esos precios:

  • Viajar sin dinero suficiente no es viajar. Es sobrevivir en el extranjero.
  • Elige destinos acorde con tu presupuesto. Consulta precios antes de entrar en un país y calcula una media diaria. Luego decide si la cumples.
  • Incluye un apartado para transporte y otro para entradas si vas a hacer un presupuesto.
  • Cuanto más y más rápido te muevas, más gasto.
  • Gastes lo que gastes, siempre encontrarás a alguien que lo ha hecho por menos.
  • Si te falta dinero acorta el viaje.
  • ¿Billetes de avión separados o Billete Round the World (RTW)? Desde el punto de vista económico no hay mucha diferencia entre la suma de 4 billetes transoceánicos (Europa-Asia / Asia-Oceanía / Oceanía-América y América-Europa, p.ej.) más otros 4 continentales (dentro de un continente), ya sean comprados por separado o incluidos en un billete RTW. Si bien puede ser más económico comprar por separado, los billetes RTW de las grandes aerolíneas permiten cambios, y las ofertas que uno encuentra en la web no. Conclusión: si quieres comodidad y seguridad: RTW; si no tienes claro el itinerario ni el tiempo de viaje, si te gusta improvisar y decidir sobre la marcha, un billete de salida es suficiente.
  • ¿Necesitas pagar por ver otro templo/iglesia? Paga sólo por aquello que realmente te interese.
  • Pregunta precios a otros viajeros. Fíjate en qué hacen los locales cuando compran. Fíjate en los billetes con que pagan.
  • Fija previamente el precio de los transportes.
  • Aprende las reglas del regateo.
  • Trenes y autobuses nocturnos ahorran un día de alojamiento. Y se viaja durmiendo.
  • Lleva siempre agua encima, ahorrarás en bebidas.
  • No cambies nunca una gran cantidad de dinero en aeropuertos y hoteles, son los peores cambios.
  • Antes de partir, trata de negociar las comisiones de tu banco por sacar dinero en el extranjero.
  • Investiga antes de comprar algo caro (una alfombra, p.ej.). Compara precios y cómprasela a quien te inspire mayor confianza.
  • No compres nada porque “es un buen negocio”.
  • Hagas lo que hagas, siempre va a haber alguien que te estafe. Cuenta con ello y no le des más importancia. Forma parte del presupuesto y del viaje.
  • En todos los países “baratos”, “lo más barato aún” suele acabar siendo caro y/o molesto.
  • En los mercados de copias, tipo Bangkok o Pekín, cierres, botones, broches y cremalleras generalmente se rompen. A veces vale la pena pagar un poco más.

“En los zocos, el precio que se menciona al comienzo es un acertijo inextricable. Nadie sabe por adelantado a cuánto ascenderá, ni siquiera el mercader, porque en toda circunstancia existen muchos precios. (…) Hay precios para objetos sueltos y precios para parejas y lotes. Hay precios para extranjeros que pasan un día en la ciudad y precios para los que llevan tres semanas. Hay precios para pobres y precios para los ricos, y por supuesto los más elevados son para los pobres. Uno está tentado de pensar que hay más clases de precios que tipos de gente en el mundo.”

(Las voces de Marrakesh, Elias Canetti)

Dinero

Se precavido, no apocado

La seguridad es siempre un gran tema en los viajes largos. Es evidente que hay lugares peligrosos en el mundo, pero normalmente allí sólo viaja gente con experiencia. Y la experiencia se gana gracias a la cautela, a la percepción del riesgo. En los destinos más usuales, Asia, Sudamérica, Europa, el peligro se concentra en determinados lugares de las grandes ciudades, barrios donde uno no tiene por qué ir (los mismos que existen en tu ciudad de origen). Basta con ser un poco precavido, con aprender a percibir el riesgo, para viajar sin ningún problema. Sin exagerar.

Ahora, 20 consejos sobre seguridad:

  • Nueve de cada diez personas que te encuentres viajando serán amables y encantadoras. Siempre es así, no importa el lugar.
  • Y todo el mundo pasa por los mismos problemas con esa persona restante. Generalmente no va más allá de unos USD.
  • Si estás considerando un viaje/o un trayecto que pase por una zona “dudosa” busca información de gente que esté viajando en ese momento antes de partir. También en las páginas de Internet de Embajadas y Ministerios de Exteriores.
  • Se precavido: No hacer nada que uno no haría en su país de origen es un buen punto de partida. Luego pregunta.
  • En determinadas ciudades es bueno llegar con el alojamiento reservado. Especialmente si lo haces de noche.
  • Lleva una cantidad de efectivo encima que no suponga un problema grave si la pierdes (o te la roban) y evita las riñoneras y otros elementos atrae-carteristas. Cierra los botones de los bolsillos traseros si los tienes. Acerca las manos a los bolsillos en autobuses, metros y muchedumbres.
  • No dejes que se te acerquen de golpe dos (o más) chicas, niños, tipos con un mapa, etc. Uno te distrae y el otro te roba. En general, no dejes que nadie te toque, abrace, etc. si es la primera vez que lo ves. Hazlo sin parecer paranoico.
  • Las “invitaciones” suelen costar dinero, más cuanto mejor vestido vaya el anfitrión/a.
  • A veces basta con mirar a los ojos para adivinar las intenciones. Fíate de tu instinto. Poco a poco se refina.
  • En tu periodo de búsqueda de información añade “timos frecuentes en…” serán unos minutos muy útiles.
  • Si consultas tu cuenta bancaria en Internet cierra la sesión antes de marcharte.
  • Intenta no usar demasiado la tarjeta de crédito o hazlo sólo en cajeros, hoteles y grandes establecimientos. En muchos lugares turísticos las duplican.
  • Viaja vacunado. Algunas vacunas requieren más de un mes de tiempo.
  • Si te sientes enfermo no esperes a tomar las medicinas que llevas. Si persiste visita a un médico. Rápido. Cuanto más rápido vayas, menor será la factura.
  • Contrata un seguro de viaje.
  • Échale un vistazo a las normas de aduanas de los países. Tabaco, artesanías de madera, comida, pueden estar restringidos. Generalmente los países más desarrollados son los más fastidiosos.
  • Quita las etiquetas de vuelo antiguas de las maletas, pueden llevar a una desagradable confusión.
  • Infórmate bien de los visados para cada país y preocúpate de que no se te pase el tiempo de permiso del visado para evitar problemas.
  • Precisamente porque no eres un local, no puedes colarte en el bus. Aunque todo el mundo lo haga. Es en esos casos cuando es más probable que venga alguien a sacarte el dinero de una manera fácil y cómoda.
  • En algunos países es conveniente aclarar cualquier incidencia con la policía in situ. Normalmente basta con el pago de una “tasa” de entre 20-40€. Pregunta por el “fee”.

“Los optimistas no creen en los desastres hasta que ocurren, y por lo tanto no tienen miedo, lo cual es lo opuesto a ser valiente.”  (Drevla Murphy)

¿Quién se atreve?

Para más info.ver también: “10 cosas que no hacer en una Vuelta al Mundo”

Los comentarios están cerrados.

Relatos/Lijiang: “Una ilusión de Venecia en miniatura”

“Ven, entra”, me ordena una...

Rutas/BIRMANIA: Ruta VAiVEN

Ruta para un viaje de dos semanas combinando...

Relatos/Angkor (I): La ciudad mitológica

Visitar Angkor genera cierta sensación...

Tips/CHINA: CONSEJOS DE VIAJE

“China es diferente”, dice el...

Tips/INDONESIA: CONSEJOS DE VIAJE

Indonesia es probablemente uno de los países...

Relatos/Marco Polo

En el año 1271 Marco Polo, con 17 años,...

Libros/Garras de Pollo: Viajes en tren por el oeste de China

Tras diez meses sin escribir en esta web,...

Tips/10 CONSEJOS PARA COMPRAR VUELOS POR INTERNET

“¿He encontrado un vuelo de A hasta...

Tips/FILIPINAS: CONSEJOS DE VIAJE

Filipinas no suele ser un destino prioritario...

Libros/Hablan los chinos (Ana Fuentes)

Recomiendo este libro para todo aquel que...

Libros/El Tao del viajero (Paul Theroux)

"No puedes transitar el camino hasta haberte...

Rutas/SRI LANKA: Historia, religión y playas en 15 días

Sri Lanka, la antigua Ceilán, es un país...

Tips/10 CONSEJOS PARA COMPRAR VUELOS POR INTERNET

“¿He encontrado un vuelo de A hasta...

Tips/FILIPINAS: CONSEJOS DE VIAJE

Filipinas no suele ser un destino prioritario...

Tips/Los 10 mejores hoteles de lujo en Bali

Existen unas 2.700 posibilidades de alojamiento...

Tips/CHINA: CONSEJOS DE VIAJE

“China es diferente”, dice el...

Tips/SINGAPUR: INFORMACIÓN GENERAL

Singapur es una ciudad y un país singular....

Tips/12 CONSEJOS PARA ESCRIBIR UN RELATO DE VIAJES

¿Cómo se escribe un relato de viaje? Hoy...